domingo, 15 de enero de 2012

Lección: Jesús y la ofrenda de la viuda


Marcos 12:41-44

Concepto Clave que tienen que recordar los niños a través de esta historia: Dios honra lo que le doy con alegría: mi vida, mi tiempo, mi dinero, mis habilidades; aún cuando sea poco.

Objetivos Educativos: Al final de la clase de hoy los niños podrán:
1. Decir lo que sienten cuando reciben un regalo o cuando dan un regalo a alguien.
2. Contar lo que dio la viuda a Dios y compararlo con lo que el hombre rico le dio.
3. Explicar por qué a Jesús le gustó más la ofrenda pequeña de la viuda que la ofrenda grande del rico.

Versículos: Marcos 12:41-44
“12:41 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho.
12:42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante.
12:43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca;
12:44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.”

Duración aproximada de 10 a 20 minutos: Versículo, explicación, historia y versículo de memoria.

Explicación de los versículos:
Cada domingo, en nuestra reunión, tenemos el momento de las ofrendas. ¿Crees que Jesús está interesado en cuánto dinero ponemos en el alfolí de las ofrendas?
La Biblia dice que un día, Jesús fue al templo y se sentó cerca del lugar donde se echaban las ofrendas, en aquella época se ponían en un arca (como si fuera un canasto). Se sentó y observó a las personas según venían a depositar las ofrendas. Había mucha gente rica, vestida con ropas finas, que se acercaron y depositaron grandes cantidades de dinero. Luego vino una viuda pobre y puso dos monedas de cobre, las cuales no valían ni siquiera un centavo.
Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Les aseguro que esta viuda pobre ha echado en el tesoro más que todos los demás. Estos dieron de lo que les sobraba; ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento". Jesús está más interesado en lo que hay dentro del corazón del que da que en el tamaño de lo que se da".

Historia referida al versículo (ayuda a que los niños se acuerden de la historia de la viuda):
Hattie, era una niña pequeña, que iba a una Iglesia en otro país con su familia.
Un domingo en la mañana, el Pastor de una iglesia fue afuera de la misma a encontrarse con un grupo de niños que no podían entrar a la Escuela Bíblica porque el edificio estaba muy lleno. Una de esos niños era una niñita llamada Hattie, de seis años. Cuando el Pastor la vió, la tomó en sus brazos, la puso sobre sus hombros, y la llevó a la iglesia buscando un lugar para que pudiera participar en la Escuela Bíblica.
La mañana siguiente, mientras caminaba hacia la iglesia, el Pastor vió a Hattie otra vez y se detuvo a hablar con ella. Le dijo que esperaba que algún día la iglesia pudiera construir un nuevo edificio, grande, en la cual hubiera suficientes salones para que se pudieran acomodar a todos los niños que desearan participar.
Dos años después, la pequeña Hattie murió y se le pidió al Pastor que predicara en el servicio funeral. Después del servicio la mamá de Hattie le entregó al Pastor el pequeño monedero de Hattie, con cincuenta y siete centavos. Ella le dijo que Hatite había estado ahorrando sus centavitos para ayudar a la iglesia a hacer un nuevo edificio de Escuela Bíblica. El Pastor tomó los cincuenta y siete centavos y los llevó a su iglesia y le contó a la congregación acerca de la niñita que había estado ahorrando para ayudar en la construcción del nuevo edificio de Educación Cristiana. Las personas fueron inspiradas por el regalo de Hattie que comenzaron a dar fielmente hasta que construyeron un edificio maravilloso, con suficientes salones para que todos los niños que desearan pudieran asistir.
Seguramente Jesús diría que Hattie dió más que cualquiera otra personas para la construcción de esa gran iglesia. Ella dió todo lo que tenía.
Así quiere Dios que seamos nosotros.

VERSICULO PARA QUE LOS NIÑOS APRENDAN DE MEMORIA:

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”. 2° Corintios 9:7

Método de memorización del versículo: Escribir en el pizarrón todo el versículo y hacérselo leer a los niños varias veces. Luego borrar una palabra, y hacérselo leer nuevamente para ver si recuerdan cuál era la palabra que fue borrada, luego borrar otra palabra y los niños deberán repetir el versículo nuevamente, seguir así hasta que no haya nada escrito en el pizarrón y los niños logren decir el versículo de memoria.









2 comentarios: